Lloros y alegrías

Fin de semana de motor en Montmeló, ya sabéis. Un fin de semana triste y alegre, por diversos motivos. El primero de ellos, la muerte del Maese Carlos Castellá. No le conocí a fondo, ni hablamos mucho en persona. Tan solo coincidí con él en dos ocasiones: una en Barcelona y la otra en Cheste. Pero nos conocíamos mucho de twitter y solíamos hablar en esa plataforma, donde su follow será eterno. Sobretodo en mis inicios ya hace 5 años, sus escrituras eran mi fuente de conocimiento, o al menos, fue uno de los pocos periodistas a los que me gustaba leer, el otro era lincedelpaddock, pero luego se volvió un encerrado en la F1 y lo aparté de mis gustos. No como Carlos, quien siempre aportaba algo nuevo y nunca decepcionaba.

También un fin de semana triste en este apartado para mí. GP2es ya no como web, sino como blog (en los próximos días volverá a ser .wordpress.es), ya no optaba a ser un medio apto para acreditarse en el paddock de GP2, o al menos yo no lo consideraba así este año y no he pedido la acreditación 2016. Se me ha hecho un poco raro, pues la última vez que vi el GP  de España desde casa fue en 2012. A ese cambio de aires de la web, le sumo los problemas económicos de mi familia y que hasta la pasada semana estaba haciendo prácticas en una TV local, ir me era imposible.

También alegría. En GP2 me sorprendía la vuelta de mi amigo Canamasas, no muy querido por algunos, pero si por mí. También alegre por la emisión en abierto del GP de F1, que también nos alegraba un poco a todos en su inicio por el accidente entre los dos Mercedes, salté de alegría en ese momento porque sabía que la carrera iba a ser divertida en su lucha por la victoria de los Red Bull y los Ferrari. Volví a saltar cuando Verstappen cruzó la meta en primera posición, os imaginaréis por qué, supe de él en el karting, lo ganaba todo, y nunca he dudado ni dudaré de su talento.

Y ahí viene el título de este post: Lloros y alegrías. Lloros para aquellos que no esperaban una victoria de alguien a quien criticaron tanto. No me refiero a aficionados, no me refiero a auténticos periodistas del motor. Me refiero a los hipócritas que aun trabajando para medios nacionales de motor, han ido constantemente despreciando al piloto simplemente por ser joven o por temer que iba a quitarle el sitio a Sainz jr. Y todo sin haberle visto nunca en una carrera de Karting o F3. En aquel  momento de agosto de 2014 cuando se anunció su fichaje por Toro Rosso, aquellos engendros criticaron, lloraron, patalearon, porque de repente oyeron el nombre de Max Verstappen en la F1, y és que en su triste vida (triste para alguien que supuestamente se gana la vida con esto) le habían escuchado ya que no habían visto una carrera de algo que no fuese f1, les sorprendió de repente, les extrañó, y les hizo sacar sus medios disponibles para crear una mala imagen.

Una patada en el estómago se han llevado este fin de semana y mucho a su pesar han tenido que alabarle en la crónica de la carrera o han tenido que aceptar a estas alturas que es un talento. Aunque para desgracia de ellos, no han sido capaces de ver esto último hasta que le han dado un Red Bull.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s